Banderas de nuestros padres

Free Image Hosting at www.ImageShack.us

Una película que no es como esperaba, sinceramente, el señor Clint Eastwood nos hace una película de buena factura, pero centrada en el uso que hacen de esos héroes para financiar la guerra y para la propaganda.

La película se mueve permanentemente hacia delante y hacia atrás, por tres niveles temporales: el presente, con el hijo entrevistando a compañeros de sus padres; la vuelta a casa y el homenaje a los “héroes” y, por último, escenas de la batalla de Iwo Jima.

Como he dicho más arriba, la película se centra en la vuelta a casa de los héroes, en cómo les usan para propaganda, en la incomprensión de los que se han quedado y no han sufrido la guerra. Retrata a unos políticos y mandamases a los que no les importa el lado humano, sólo el cumplir sus objetivos, el conseguir dinero para bonos. Mientras tanto los soldados llevan lo mejor que pueden los recuerdos de una batalla bastante espantosa, de muerte de amigos que consideraban mejores, de ver muertes espantosas, de cuestionarse lo que hacen allí, y por supuesto el remordimiento de ser protagonistas de una foto que no tenía apenas valor, sólo ponían una segunda bandera, ni siquiera eran los primeros en llegar a esa colina…

Pienso que la manera de contar la película hace que la diferencies un poco del resto de películas bélicas. Ya hay muchas hechas y todos sabemos que la guerra es muy mala y las amistades que se hacen, además no puedes evitar pensar en “Salvad al soldado Ryan”, sobre todo en las escenas de desembarco, también muy crudas, poca iluminación, grano más bien grueso, todo gris y lleno de humo. Sin embargo, hace que te pierdas un poco, cuando hablan de quienes estaban allí o no, tú apenas conoces al grupo, son muchos nombres y apenas te los han presentado en el barco de camino a Iwo Jima. Luego vas encajando piezas y viendo quién es quién y te tranquilizas, pero hay momentos en que te dan ganas de pedir que rebobinen para tomar nota de los nombres.

Visualmente como he dicho, recuerda un poco a la película de Spielberg, o a “Hermanos de sangre” (“Band of brothers”), pero claro, hay actores comunes y además el señor Spielberg produce… Sin embargo tiene preciosos juegos de contraluces, interiores oscuros con una puerta que da a un exterior mucho más luminoso, al más puro estilo “Centauros del desierto” Hay escenas muy poderosas, dramáticas y elegantes como cuando Doc (que es el verdadero protagonista) descubre el cadáver de su amigo en un búnker. Otras, en principio neutras pero que te hacen recordar las imágenes del desembarco, como una en la que echan sirope de fresa a una tarta que es una pequeña escultura de ellos izando la bandera. También está muy conseguido el agobio de las multitudes, o como los flashes les recuerdan los fogonazos de los tiros.

En resumen, una película de muy buena factura, un tanto cansina, sobre todo con el indio borracho, pero bastante recomendable, aunque le es difícil conseguir otra obra maestra como “Million Dollar Baby”. Por último, no os perdáis los créditos finales, todos llenos de fotografías de la época, o al menos eso creo.

p.d. Feliz año nuevo…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s