Los cargadores

Ahora que llegan las vacaciones nos damos cuenta de como nos han cambiado la vida todos los cacharritos. Antes nos ibamos al sitio que fuera y con algunas pilas para la radio, el walkman y la cámara de fotos nos sobraba, además siempre se podían comprar en cualquier sitio. No necesitabamos más, como mucho te llevabas el secador o la maquinilla eléctrica, que sólo se enchufaban cuando se usaban.

Sin embargo ahora al llegar a la habitación del hotel o al apartamento lo primero que haces es buscar todos los enchufes. Calculas y piensas que necesitaras para el teléfono móvil, o mejor dicho, para los teléfonos móviles, para las cámaras de fotos, para el reproductor de mp3, para el navegador GPS, y sin olvidar otros pequeños electrodomésticos. Total, que cuando llega la noche hay una batalla por los enchufes: cosas en el baño, las lámparas de la habitación desenchufadas, turnos para usar un enchufe, ¡una locura! Y más si hablamos de un viaje de puro turismo, con una noche en cada hotel, como decía: ¡la guerra! Además, ahora nada puede ir con pilas, si te quedas sin batería, como no lleves una de repuesto pues te has quedado sin fotos, o sin música, o sin teléfono hasta llegar al hotel o con suerte, al cargador del coche.

Pero no sólo hay que tener en cuenta la escasez de enchufes, sino la cantidad de cargadores que tenemos que echar en la maleta. Cada vez ocupan más espacio. ¿Para cuándo un estándar de conexiones? ¿Por qué cada uno tiene que ser de su padre y de su madre? Incluso en una misma marca cambian los conectores. Y cuando parecía que conexiones estilo USB empezaban a generalizarse, pues comienzan a poner diferentes conectores micro USB. Claro, siempre es bueno para ganar dinero. Los accesorios y cables siempre son caros y las marcas no van a renunciar a ese dinerito.

p.s. Hablando de enchufar cargadores, puedes usar los cargadores españoles de dos clavijas en Inglaterra e Irlanda sin necesidad de adaptador. Sólo tienes que usar el conocido truco del bolígrafo bic, o del boli bic. Necesitamos la tapa de un boli bic, o algo similar, de plástico mejor. La introducimos en al agujero central del enchufe, ése que está un poco más arriba. Este agujero no es más que un seguro para desbloquear los otros dos agujeros. Hurgamos hasta que se abra la trampilla y metemos tranquilamente nuestro enchufe. Una vez dentro, pues se puede quitar tranquilamente la tapa. Fácil, sencillo, para toda la familia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s