Esos amigos que nos acompañan en el salón de casa

Es curiosa la manera en que se introducen las series en tu vida, son como personas, gente  de la que te hablan, gente que te presentan o coincides con ella por alguna casualidad y tras conocerla hay algunas que se hacen amigos para toda la vida. Otras son simplemente personas con las que pasas un buen rato aunque luego te separes de ellas y no vuelvas a cruzar palabra, excepto algún buen recuerdo. Después hay muchas, muchísimas que son insustanciales, cháchara de ascensor. No te disgusta, pero tampoco necesitas verla todos los días. Y hay algunas que tras presentártelas decides no volverlas a ver nunca, no sois compatibles en absoluto.  Incluso hay algunas que al principio te caen bien pero luego acabas odiándolas.

Quizá sea una comparación muy trillada, algo muy obvio, pero eso no me pasa con las películas, por mucho que te gusten o te marquen son sólo dos o tres horas, una serie comienza siendo un verdadero desconocido con el que vas pasando horas y horas, dejando que te hable, te cuente sus historias, sus aventuras. La ves avanzar, desplegarse poco a poco y mostrarte quién  quiere ser y quién es. Los conoces, les llamas por su nombre mientras hablas con tus amigos de ellos como si fueran otra parte más del grupo y pasa de ser algo totalmente ajeno, como una persona en la parada del autobús , a ser alguien de la familia. Y cuando te separas de ellos también sientes un pequeño vacío, como cuando se va alguien y solo te quedan fotos y vídeos de cuando lo pasabas bien.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s