El hobbit

Vaya factura de efectos especiales

Y para terminar el año, estreno de campanillas, superpublicitado, vamos el tipo de poco cine que veo ahora en las salas. Una lástima pasar de casi treinta películas al año a apenas diez. Pero la vida es así, falta de tiempo, subida de precios, salen en DVD o Blu Ray al poco tiempo y además la facilidad de descarga. Pero no voy a ponerme a llorar sobre esto y hablemos de la película.

Yo iba con mucha prevención y no me ha disgustado. Las tres horas no se hacen muy largas pero me pasa como con «El señor de los Anillos», no me termina de convencer del todo. Probablemente si no tuviera todo el aparato propagandístico no haría ni la mitad de taquilla porque recuerda un poco a películas mediocres como Eragon o así, que se ven sin mucho problema pero que puedes olvidar rápido.

Cosa que por cierto a mí me hace mucho daño, porque le tengo gran cariño a la obra de Tolkien y en especial a esta novela de aventuras juvenil que se podía solucionar sólo en esta película. E incluso más corta. Pero bueno, el espectáculo es apreciable y técnicamente es todo muy bonito pero la fidelidad de Peter Jackson a los originales es muy regular. Partes casi literales mezcladas con invenciones absolutamente innecesarias como la pelea con los troles. Como dice SuperSantiego, si no pueden con tres troles, ¡cómo se van a cargar a un dragón! En el libro es una escena divertida e ingeniosa, un tanto cómica y sin ningún tipo de problema moral.

Personalmente la interpretación de Jackson del mundo de Tolkien nunca me ha terminado de convencer. Esos orcos no solo feos, sino todos deformes y con tumores que además brincan y trepan como Spiderman. Los huargos que no son lobos gigantes sino una especie de cruce entre lobo y hiena. Los enanos y hombres con miles de anillos, pendientes y trenzas como si fueran los más macarras, no sé tantas cosas. Especialmente todas las guaridas bajo tierra llenas de pasarelas de madera, abismos y rocas infernales, sin apenas túneles como tal cuando en la obra de Tolkien me resultan todo cosas mucho más catacumbas de castillos de verdad o túneles subterráneos grandes, pero sin ese componente de adorno por el adorno. ¿Acaso a los orcos o a los enanos les gusta arriesgarse a caer por abismos? ¿Pudiendo hacer cosas bien, prefieren poder morir al menor tropezón de camino a ver a su cuñado? Una de las razones por las que siendo fan de los libros de Tolkien, y habiendo comprado cantidad de mierda anotada por el hijo que vendía hasta las servilletas, pues no tengo ninguna peli de la trilogía y no la suelo ver cuando la pillo en televisión.

Siendo más concreto, bonito espectáculo, muy estirado y en el que se podía poner el hacha para cortar a la mitad todas las escenas e incluso quitar algunas. Martin Freeman e Ian McKellen correctos pero superados por la cantidad de muñequitos que saltan y brincan en batallas algo confusas y con demasiado aspecto de videojuego.

Y el 3D, aunque es curioso, sigue siendo una técnica que no me aporta nada a las películas. Lo único gracioso es cuando te tiran cosas a la cara, y a la tercera vez te cansa. Para 3D de verdad tenemos el teatro.

En definitiva, se deja ver, no es mala, pero como adaptación es bastante regular.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s