HP también son las iniciales de un insulto. Clónicos y marcas, una experiencia personal

Este post no está muy en la línea del blog, si es que en realidad tiene alguna línea aparte de motos y cine, pero no es más que para desahogarme un poco y poner por escrito una serie de consideraciones sobre la confianza en las marcas y los problemas que dan.

Yo uso ordenadores desde hace mucho tiempo, más cerca de los veinte que de los quince años, y durante los primeros tiempos siempre tiraba de sobremesas clónicos. Eso era por razones obvias, en los noventa los portátiles eran muy caros y además en esa época no necesitaba moverlo ni veías mucho sentido el llevar el ordenador al salón. ¡Claro! no existía apenas internet, ni pensabas en usarlo de soporte para contenido multimedia en tu tele ni se intuía la conexión inalámbrica. Es curioso ver como hemos cambiado.

En fin, pues los primeros sobremesa fueron equipos clónicos, ya diseñados en la tienda, sin poder elegir todos los componentes. Además era en unos sitios que no es que fueran considerados los mejores del mundo. Bien, pues ningún problema en toda su vida útil. Se cambiaron por viejos y obsoletos, pero simplemente se abrieron para ampliar memoria RAM o meter otro disco duro.

Ordenadores y años después nos ofrecieron un HP de sobremesa, que todavía funciona aunque tenga cerca de siete años. Si nos quedamos aquí parece algo bueno, pero no contamos con que le petó el disco duro y tuve que cambiarlo con todos los datos perdidos. Disco duro que me mandó por correo el servicio técnico de HP y que me tuve que cambiar yo. Soy habilidoso y no me importó demasiado pero me pusieron todo tipo de pegas por estar fuera del primer año de garantía.

Con el tiempo en mi familia necesitó de un portátil, allí no hay posibilidad de clónicos así que entre las cosas que veíamos elegimos  HP de nuevo, pensando que lo del disco duro fue un accidente. Portátil que ha dado un buen resultado, de hecho es desde el que escribo y tiene sus cinco o seis años. Quitando los problemas de batería lógicos funciona bastante decentemente.

Así que cuando necesité algo para mí  pensé en otro portátil porque no había sitio suficiente. Buenas especificaciones, bonito y a un buen precio. Ese HP casi lo podías llamar maquinón. Pues fracaso absoluto. Al año y medio problemas de ventilador, después problemas con la cinta de datos de la pantalla que se suelta y después unos apagados intermitentes que lo vuelven a tener en suplencia. En definitiva lleva los últimos siete meses entrando y saliendo del servicio técnico. Un ordenador portátil que se ha tratado siempre con mucho cuidado pero que ha salido malo como un dolor.

Conclusión, de tres ordenadores HP, dos me han dado bastantes problemas, de tres clónicos ninguno me ha dado problemas. ¡Olé con las marcas! Desde luego cuando me toque comprar uno nuevo HP es una marca que se pueden meter por el orto que no me da ninguna confianza. Sin embargo los engendros clónicos me han dado un resultado fantástico.

Y es que parece que con las marcas estamos más asegurados y luego no siempre pasa, a lo mejor usan peores materiales que alguna tienda en la que puedas elegir tú los componentes. Y el servicio postventa tampoco es mucho mejor así que por mi parte se pueden ir olvidando de mí en caso de un sobremesa.

Y si compro un nuevo portátil HP se puede despedir de mis euros. Es más, no lo recomendaré. Sé que es una experiencia personal, sí, pero muy mala.

Anuncios

El recreo, la vuelta a casa y su versión 2.0

Cuando eres un niño se hacen amistades fuertes que se prolongan en la adolescencia. Se comparten las horas de clase, el recreo, las idas y venidas cuando los padres ya no te recogen o vas en la ruta. Unas relaciones que se rompían un poco al llegar a la universidad.

Allí se repetía el ciclo, muchas horas de clases, clubes, fiestas, bibliotecas y los paseos al metro o al autobús comentando las clases, las resacas y qué hacer los fines de semana. Después la gente se iba sacando el carné de conducir y a lo tonto el tener menos horas nos hacía compartir menos las cosas y que las amistades se enfriasen un poco.

Por supuesto, de tus amigos de instituto y colegio apenas quedaba nada a no ser que fueran vecinos o eligieran la misma carrera. Sobre todo según pasaba tiempo desde que dejabas de ir a clase con ellos.

Sin embargo los móviles, el correo electrónico y después las redes sociales han cambiado eso radicalmente. Sobre todo estas dos últimas cosas. El móvil quitó la pereza a llamar a una casa y no dar con alguien, pero era muy caro. Por el contrario en las universidades y después en las casas se extendió internet y eso era mucho más barato. Además te dejaba escribir páginas y páginas.

Así se volvían a compartir tonterías, chismes y noticias. Como si nunca se hubieran perdido esos tiempos muertos de los que disfrutabas estudiando. Siempre en segundo plano mientras trabajas y sin requerir la atención de hablar por teléfono. Gracias a ellos hemos evitado que muchos grupos se disgregaran mucho más y mantener un contacto más fuerte con muchos amigos que la vida ha ido desperdigando por el mundo.

La tortura de las contraseñas

Las contraseñas ,esa tortura para todos los usuarios de internet, o si me apuras, de todos los usuarios de ordenadores, o incluso de tecnología… Tienes que acordarte del pin de tu teléfono móvil, de tu tarjeta de crédito, de tu contraseña para entrar en el ordenador del trabajo, de las de las múltiples cuentas de correo, de los múltiples servicios Web 2.0… ¡un montón!.

Además tienes que pensar que sean unas contraseñas seguras, largas, mezclando números y letras, y por lo tanto difíciles de recordar. Y no sólo eso, tienes que cambiarlas a menudo para que no te las puedan coger. Algo muy engorroso para la mayoría de usuarios, que pueden tener fácilmente que acordarse de quince o veinte contaseñas.

¿Qué hacemos entonces? Mucha gente no respeta ninguna de estas cosas que te recomiendan y pone siempre la misma contraseña, otros lo apuntan en un papelito, y lo meten cada vez que tienen que entrar en la página web, con la consecuente pérdida de tiempo cada vez que tienes que entrar en un sitio. Sin embargo los navegadores te permiten gestionar tus contraseñas de un modo seguro, pero ¿te fías de que no haya algún listo que se salte las protecciones? No, porque la paranoia, sobre todo si usas Internet Explorer, es grande.

Últimamente, lo que se lleva son los programas gestores de contraseñas, tú tienes una clave maestra, y el programa te va generando contraseñas seguras para los servicios que necesitas, sin necesidad de preocuparse de más. Aunque, ¿qué pasa si se estropea el ordenador y pierdes todas esas contraseñas que desconoces?

La verdad, hay un inmenso campo por delante para aunar seguridad y facilidad de uso en las nuevas tecnologías.

¿HD-DVD o Blu-Ray?

No hace mucho que entró el DVD en nuestras vidas, trás más de veinte años de VHS, y ya están intentando sustituirlo. Pero, ¿Cuál se llevará el gato al agua?

Nos encontramos ante una guerra de formatos parecida al comienzo del vídeo, cuando se enfrentaban el video2000, el VHS y el Beta. Tenemos el HD-DVD que tiene una capacidad de almacenamiento de 15 GB, que se traducen a 30 GB en el caso de estar utilizando doble capa, y en 45 GB para el modelo de triple capa. Mientras el modelo básico de Blu-Ray, de una cara y una capa, podrá almacenar unos 25 GB, mientras que uno de doble capa podría llegar a los 54 GB. Ambos tienen suficiente espacio para almacenar películas en alta definición (HD), pudiendo ofrecer hasta 1080p de resolución..

Respecto a la compatibilidad con el DVD tradicional, el HD-DVD es siempre compatible con los formatos DVD, mientras que la tecnología de Sony aunque recomienda que lo sea, no obliga a garantizarlo para fabricarlo.

Tecnológicamente están bastante a la par, así que yo pienso que se hará con el mercado el que consiga mejores acuerdos con las productoras de cine, o simplemente el que consiga reproductores y discos más baratos. También influirá cuál es más fácil de copiar o de que se vean copias en él.

Yo pienso que ahora mismo la gente no demanda este tipo de productos, el DVD triunfó porque tenía muchas mejoras con respecto al VHS, que ya estaba bastante obsoleto, sin embargo la diferencia entre estos nuevos formatos y el DVD no es tan apreciable. Para disfrutar de la alta definición necesitas televisores que preparados para ello (HD ready o Full HD), y a ser posible bastante grande. El usuario por sí mismo casi no lo compraría, pero Sony confía en que su Play Station 3 introduzca el reproductor en todas las casas mientras que los fabricantes de HD-DVD han apostado por la consola de Microsoft. De hecho la guerra de las consolas no es sólo por hacerse con el mercado de jugones, sino con el del cine en casa

Este tema podría extenderse mucho más, pero por ahora yo recomendaría esperar a que alguno se haga con un buen trozo de mercado y que bajen los precios para comprar alguno de los dos sistemas. Mientras a disfrutar de tus DVDs.

¿ADSL móvil?

Módem UMTSVodafone nos está bombardeando con una
nueva promoción, el llamado ADSL móvil. Lo habréis visto en casi cualquier bloque de anuncios, incluso antes de una serie o una película, con actores que hablan de las maravillas de la movilidad, de lo mono que es el módem y que puedes estar en el parque y conectado a internet. Todo esto está muy bien, pero… ¿por qué lo llaman ADSL?

El ADSL es una tecnología que se implementó para aprovechar los pares de cobre que todos tenemos en casa. Era una manera de obtener banda ancha sin necesidad de cambiar el cableado de las casas, sin ni siquiera llevar fibra hasta la caja de registros de un edificio. Se podía aprovechar toda la infraestructura de la telefonía tradicional y así las empresas se podían ahorrar un buen pico. En definitiva, es algo que siempre ha estado ligado al par de cobre de toda la vida, siempre has necesitado una toma telefónica para conectarte al ADSL, aunque sea para enchufar el router Wi-Fi.

Entonces, ¿por qué no dicen que venden 3G? Porque lo que realmente usan es la red UMTS, que permite unas velocidades de transmisión de datos bastante altas. De hecho esta aplicación de las redes de 3G fue lo que primero se comercializo en España, antes que cualquier teléfono 3G. Sin embargo los responsables de marketing han debido pensar que eso de internet y móvil no hace buena pareja. La gente se acuerda de lo caro que ha sido siempre el acceder a internet con el móvil (wap, gprs) y lo lento que era. Así que han decidido desligar totalmente el servicio de datos de la telefonía, y dando además un formato muy parecido a las ofertas de los operadores fijos, un contrato de llamadas+datos sin límite por una cantidad al mes.

Por una parte entiendo esta  estrategia, así la gente tiene claro que va a conseguir internet muy rápido y sin recordarles que es a través de la red móvil, que siempre ha tenido fama de cara. Pero, por otra parte, pienso que logra que la gente tenga aún menos idea de cómo funcionan las cosas.

 Vosotros, ¿qué opináis?